Obtener el exito laboral

Una premisa que muchos aspiramos a convertir en realidad. Algunos con mayores resultados que otros, algunos mas rápido, otros mas lento, y un porcentaje que jamás logra destacar.

Cuando renuncié a mi empleo como especialista internet en el Banco De Chile, el gerente del proyecto trató de retenerme pero mi decisión de un cambio ya estaba tomada. Entonces, en una de nuestras conversaciones me dijo algo que siempre recordaré: – En el trabajo están los que destacan, los que lo hacen mal y por último, quienes se encuentran en el medio. Aquellos que pasan absolutamente desapercibidos. – Pienso que tiene mucha razón en lo que me dijo, lo peor que puede sucederte laboralmente es encontrarte al medio, es decir, ser llanamente un mediocre.

¿Mediocridad o excelencia?
Obtener éxito requiere abandonar la mediocridad

El mediocre no tiene conciencia de su condición, puesto que disfruta de su posición de comodidad. Peter F. Drucker nos ofrece un artículo bastante acertado llamado Gestionarse a si mismo en donde expone respecto a como la gente pierde parte o incluso toda su vida laboral tratando de obtener éxito en áreas en donde son absolutamente incompetentes. He visto esa figura repetirse muchas veces a través de los proyectos en los cuales he participado.

Mi conclusión es que lo anterior da como resultado que las personas sean infelices y se sientan frustradas. Trabajan en algo que no les gusta y no les interesa cambiarse a un trabajo donde puedan disfrutar lo que en realidad están haciendo. Cuando te gusta lo que haces, no es un trabajo,  es parte de tu vida. En nuestro rubro, lo anterior diferencia claramente a un buen desarrollador respecto a uno incompetente. Cuando pasé por el proceso de aprender a programar, me amanecía escribiendo código. disfrutaba como un niño cada que vez que el programa se compilaba satisfactoriamente. La primera vez que llene un comboBox con información sentí una emoción indescriptible. Sabía que entretenerme programando me otorgaba una gran ventaja por sobre el resto: estaba haciendo lo que me gustaba y algún día me pagarían por ello. Y como me gustaba, destinaba gran tiempo de los días en aumentar mis conocimientos, no lo tomaba como un martirio, al contrario, me llenaba de dicha resolver mis dudas técnicas.

Probablemente, si hubiese sido otro el tema de esfuerzo y estudio, hubiese  fracasado o hubiese sido mediocre. Pero de manera natural siempre he logrado identificar en que aspectos no tengo habilidades. Lo anterior me permitió concentrar  mi empeño en potenciar mis aptitudes. Esto se logra con esfuerzo, perseverancia, disciplina y dedicación. Sin dedicación no hay resultados, a menos que seas una persona excepcional, pero al menos en mi caso, siendo alguien normal y dentro de lo común, puedo afirmar que la perseverancia efectivamente siempre logra vencer a la inteligencia, sumando al hecho de haber escogido como profesional, un trabajo relacionado con algo que me gusta.

El ejercicio entonces es bastante sencillo. Realizar una introspección seria y objetiva. Preguntarse si realmente te gusta tu trabajo. Si no te gusta, entonces te cambias a uno que sea de tu agrado, donde te sientas feliz de llegar por la mañana, donde no tengas la sensación de asistir solo por cumplir, donde no esperes solamente el día de pago, donde sientas que puedes desarrollarte y mejorar, donde sientas que aprendes algo nuevo. Siempre se comienza desde abajo, desde el principio. Si lo que haces te gusta, automáticamente le das tu tiempo, lo que a mediano plazo se traduce en un gran refinamiento de tus habilidades. Si a eso le sumas la disciplina y constancia, el éxito es tuyo. Por el contrario, si piensas que no vale la pena cambiarse de trabajo por que es un riesgo o cualquier otro motivo (siempre existirá uno), entonces sigue vegetando en el cómodo mundo de la mediocridad e incompetencia.

2 opiniones en “Obtener el exito laboral”

Deja un comentario